Sobre Bodegas Emotion

 

Nuestra filosofía es el trabajo en la viña y dejar que se exprese libremente “el terroir”. Creemos que el vino tiene que ser una manifestación del paisaje en la copa.

-De dónde surge la bodega

“Bodegas Emotion” surge de un estudio exhaustivo realizado por terrenos de toda la Península Ibérica en cuanto a latitudes, orientaciones, pero sobre todo en la búsqueda de rescatar viñedos para salvarlos antes de ser arrancados, durante todo un año. Por eso la antigüedad de nuestras cepas. Tras varias cribas (12 provincias elaboradoras de grandes vinos) se toma la decisión de que nos enamora el "terroir" de Laguardia en Rioja.

Cada año buscaremos la emoción que emana de la viña y sus cepas y la plasmaremos en la marca. La primera que sentimos cuando nos conoció, fue la ilusión; Illusion, en inglés. ¡A ver qué nos depara la próxima añada!

-Quiénes somos

Asier Arriluzea, enólogo, ha trabajado durante años elaborando vinos tras realizar el Máster en Viticultura y Enología en Escuela de Ingenieros Agrónomos de Madrid. Especialización: Uso de maderas y levaduras autóctonas de la zona de Rioja Alavesa. Más tarde, se especializó en diseño de bodegas tras terminar su carrera en la Escuela Técnica de Arquitectura de la Universidad de Navarra. Es un gran apasionado del vino; desde su más tierna infancia andaba entre viñedos en Rioja.

Eneko Knörr, economista y fundador de varias empresas, se dedica al mundo de la tecnología móvil en San Francisco (CA) y se considera un auténtico enamorado de los vinos auténticos y con “terroir”.

-Cuál es nuestro objetivo

Queremos, ante todo, reducir el impacto en la huella de carbono en el viñedo y en la bodega (intentamos que arranquen los mínimos viñedos y reflotar todos los que podemos). Además, pasamos poco a poco a que la vid se adapte a la viticultura biológica, con las dificultades que conlleva eso en Rioja, por la climatología. Ya estamos eliminado los tractores paulatinamente. Vamos con prudencia, y escuchando a la viña, viendo cada día cómo se va adaptando a lo más natural posible.

Dentro de la viticultura, queremos expresar una zona diferente a La Rioja de siempre con terrenos con alteraciones en su composición y que se desmarcan de Rioja. Hemos encontrado ciertos componentes químicos del suelo con un denominador muy común a los suelos volcánicos. Creemos que estas dos parcelas de donde sale nuestro vino son muy especiales, ya que tienen multitud de estratos con multitud de componentes (caliza, granito, arena, etc).

Por otro lado, siempre procuramos estar vinculados a esa línea de escalada de conciencia, código ético, responsabilidad, y sentirnos cerca de la innovación, a la transversalidad y al sentido del humor en todo lo que hacemos y sentimos.